Sepa porque muchas mujeres tienen reiterados fracasos en el amor

Los fracasos amorosos no son tú destino como crees, son las consecuencias de tú malas decisiones cuando das importancia a la persona equivocada.

Un 90% de las mujeres que sufren o han sufrido una decepción amorosa, ha sido a consecuencia de sus propias decisiones, es decir por no saber elegir a la persona correcta. En los siguientes párrafos les detallamos algunas de ellas.

El interés económico se encuentra también como un factor que los ha llevado tener una decpción, muchas mujeres se han equivocado al aceptar la propuesta de un hombre con mejores condiciones económicas, considerando que esto es suficiente, sin embargó no han analizado sus verdaderas intenciones, además  han olvidado que el amor no se compra; este interés los ha hecho ignorar y despreciar a personas que si realmente tienen un verdadero interés, que las aman, las quieren, con la única diferencia de tener un status económico diferente.

Estas malas decisiones los ha terminado convirtiendo muchas veces en sirvientas de su propio conyugue y la de su familia, han terminado criando los hijos que los hombres han tenido en la calle, soportando infidelidades, algunas veces aceptando compartir su pareja con otra mujer, a cambio de que no sean echadas de la relación y otras han terminado rompiendo la relación sumando un fracaso amoroso en su vida.

Otro factor de las malas decisiones, es que han rechazado a una persona fijándose en el aspecto físico, costumbres, ideología, raza y otras veces han echado cuenta la edad, sin embargo, esto también los ha conducido al fracaso.

La falta de respeto, la burla, las mentiras de los hombres, se han naturalizado tanto en la mente y en la vida cotidiana de las mujeres; hasta tal punto que estos hechos para una mujer de la actualidad no representa una amenaza o un peligro, a muchas mujeres no les interesa la forma en que los hombres se dirijen hacia ellas, y si alguien se dirige con respeto, sinceridad, con formalismo simplemente las desechan, las ignoran, para dar lugar a quien le habla vulgarmente y sin apego a la sinceridad, o simplemente a quien solo busca llevarlo la cama para cumplir su fantasía.

Un claro ejemplo es el de George Oliver, un joven Evangélico del Reino Unido que llego al Perú en el 2010 proveniente de una familia con mucha formación en valores y moral, nos cuenta que durante 10 años busca encontrar su compañera conyugal, sin embargó aclara que a cada chica que ha declarado su amor con total sinceridad, ninguna le ha tomado interés.

He tenido estas malas experiencias en dos regiones del Perú, entre ellas Ayacucho y Cajamarca, en la que peor me ha ido es Cajamarca, me enamoré de una chica del campo, la amaba, por todo lo que llevaba dentro, es decir por su forma de ser, sin embargo, las veces que la escribí, nunca me presto importancia, siempre me ignoro, pues a los 10 meses inicio a salir con otra persona, que finalmente solo la utilizo. Luego decidió ir con otra persona y este no la trataba bien, la engañaba con otra mujer y por último la dejo.

Pues como la amaba, el amor no muere de la noche a la mañana, la escribí nuevamente y en su respuesta me indico que tenía su esposo y su hijo, sin embargo, todo esto era falso. Estoy convencido que a las mujeres no es gusta el buen trato, el respeto, la sinceridad, les gusta convivir con todo lo malo, no es su destino son ellas mismas las que eligen su destino señala.

Los casos que hemos podido analizar y el ejemplo de Oliver, nos demuestra lo mal que estamos, y que frente a ello necesitamos con urgencia optar por un cambio en nuestra mentalidad, para no seguir siendo utilizadas por el sexo opuesto (hombres). Esto nos conlleva a saber elegir bien, a aprender a distinguir lo bueno de lo malo, a analizar las verdaderas intenciones que tienen las personas. Por: Sintya Lozano

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba